Cuando no tengamos un pueblo que pintar…