La procesión del Jueves Santo reivindica un barrio abandonado

Por segundo año consecutivo todos los pasos de la procesión del Jueves Santo han bajado a El Caño para subir por la calle del Agua. Se trata de un paraje que , sin duda, ayuda hacer más singular nuestra Semana Santa.

Fotos

Crónica de Jesús Gabaldón:

La bajada al barrio del Caño de todos los “pasos” que desfilan en la procesión de jueves Santo en la Semana Santa  Un esfuerzo especial de los banceros, no solo por el descenso por escaleras junto a la muralla del templo parroquial, hasta el emblemático paraje de El Caño, sino por la subida por la calle del Agua con una primera parte de piedra y empinada, luego ya asfalto, hasta alcanzar la Avenida Rey D. Juan Carlos I, para conectar con Miguel de Cervantes, empalmar con Zapatería para dirigirse a la Plaza de la Constitución.

Es ahí, en la Plaza de la Constitución, totalmente abarrotada de público, donde tiene lugar el otro emotivo, entrañable acto, el “Encuentro” y el canto del “Miserere” en un ambiente de silencio respetuoso y admiración que sorprende gratamente al público, centenares de visitantes en esta procesión.

Desde la Parroquia Nuestra Sra. de la Asunción, con anterioridad a la puesta del sol, puntual inicia el descenso de los Pasos, tras la Cruz de Guía y los Cirios, portados por miembros de la Hermandad Mayor, Exaltación de la Cruz y Dulce Nombre de Maria, tras el cual el estandarte de la Hermandad del Señor (los armaos) y la primera Hermandad, Nuestro Padre Jesús de Nazareno, que ha contado con una representación de la Hermandad del Santo Entierro de Navalcarnero con su estandarte. Primer Paso, la Flagelación del Señor, portada por 44 banceros que recibieron la primera sonora ovación. La Banda de Cornetas y Tambores y un segundo Paso de esta misma Hermandad, el titular,  Nuestro Padre Jesús de Nazareno, 46 banceros y decenas de cofrades en las filas, principalmente mujeres, niños y niñas. La Hermandad Mayor, porta en este cortejo el Paso de La Exaltación de la Cruz, tres banzos, 60 banceros/as, que tuvieron también su justa y merecida ovación, que rompía el silencio del desfile. Acompañados de su Banda de Tambores y Cornetas, que como todas en este cortejo, comenzaban sus ritmos a sonar una vez que la imagen está en la plaza de El Caño.

La Hermandad de Nuestro Padre Jesus de Medinaceli, que había hecho un llamamiento para poder procesionar con sus Pasos, superó el reto y también contó con la Banda de Cornetas y Tambores, para acompañar al Cristo de la Agonía. Tras esta Hermandad, continuando el orden cronológico, Santa María Magdalena, cuando ya estaba encendidas las luces de las calles. Una sonora ovación para la treintena de banceros/as por la bajada y con los compases de su banda de cornetas y tambores inició la subida por la sinuosa calle del Agua.

A la Hermandad de San Juan Evangelista, cuya imagen en su palma prendía brazalete negro en señal de luto y recuerdo por los hermanos fallecidos el último año, le quedaron fuerzas para bailar tras la bajada el Paso entre la ovación del números público que llenó el paraje, tanto en la plaza como la zona amurallada. Y, cerrando el cortejo, presidiendo la procesión, la Virgen de la Soledad, bajo palio, en un derroche de fuerza los más de 70 banceros, con ritmo y elegancia recibieron el aplauso del público.

Tras el Paso de la Soledad, la presidencia religiosa, con los párrocos de Nuestra Sra. de la Asunción, Miguel Alberto López y de San Víctor y Santa Corona, Miguel A. Caballero. La civil, con el alcalde, Jose López, las concejalas diputada Nacional Maria Jesus Bonilla y diputada provincial Lorena Cantarero, asi como varios concejales del equipo de Gobierno (Añover y Hontana) y del grupo popular, (Massó, García, Martinez). La Agrupación Musical Nuestra Sra. de Riansares con el director Isabelo Chaves Cuenca.

Al llegar a la plaza de la Constitución, Jesús de Nazareno se sitúa en el lugar reservado, para esperar la llegada de la Virgen de la Soledad, que otra en la plaza a los acordes de la “Saeta” que magistralmente interpreta la Banda de Música. Silencio impresionante, sepulcral, avanzan los Pasos de Jesus de Nazareno y la Soledad, hasta unirse ambos en el centro de la Plaza con las voces de coros parroquiales y miembros de Coral Malena cantando el Miserere que emociona y pone el vello de punta a los centenares de personas que llena la plaza y rompe tras unos minutos impresionante en una fuerte ovación. Tras el “encuentro”, se organiza la procesión, para el regreso al templo parroquial.

Promedio: 5 (7 votos)

Comentarios

Deja un comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Formato de entrada
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las palabras no apropiadas se sustituirán por su versión filtrada.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

¿Quieres insertar html? Echale un ojo a nuestros consejos de composición.

CAPTCHA
Esta pregunta es para prevenir posibles envíos de spam
Image CAPTCHA
Introduce los caracteres de la imagen respetando las mayúsculas / minúsculas.